4,5

 

El panorama económico español tiene todas las papeletas para invitar al desaliento. 4,5, el título de este post, refleja el último dato conocido a fecha de hoy sobre la inflación, concepto que queda siempre ninguneado por el espíritu de “no demos datos macroeconómicos que casi nadie entiende”. La realidad es terca y no acepta a la larga maquillajes. 4.5 de inflación es una senda muy muy peligrosa siendo las previsiones de crecimiento del PIB menores al 2, en el peor de los casos, o menores a 2.5, en el mejor de los mundos. Esto da bastante miedo.

Históricamente, la inflación es mayor en España que en el resto de los países europeos. Lo que sucede es que durante una época de bonanza económica, correspondiente al gobierno del PP y primera parte del gobierno de Zapatero, hemos crecido por encima de la media y hemos bailado con el pleno empleo, lo que situaba al crecimiento del PIB por encima de la inflación, por lo que la inflación tirando a alta era asumible. Economía para principiantes: la traducción del crecimiento del PIB es más empleo y más riqueza, la traducción de la inflación es aumento de los precios generales de las cosas (medido como el precio medio de una cesta de compra considerada normal, léase IPC). La inflación es peligrosa y no puede ser ninguneada no sólo porque las cosas valgan más caras, sino porque además ocurre en una situación de estanflación. Este palabro surgió durante la crisis del petróleo de 1973 y describe el peor escenario económico posible. Lo normal sería pensar que en epocas de expansión económica la gente gasta más y los precios suben, mientras que en épocas de recesión económica la gente gasta menos y los precios bajan (o como mínimo, se mantienen). Esto es intuitivo, si la gente compra menos nadie se va a dedicar a subir los precios para que compren menos todavía, en todo caso los bajarán para que compren más. La estanflación es un fenómeno económico en que la gente tiene relativamente menos dinero (léase el crecimiento del PIB baja e incluso se vuelve negativo) y sin embargo los precios siguen subiendo. Y los precios son tremendamente complicados de bajar.

¿Por qué pasa esto? Se ha explicado desde diversas teorías por qué la economía deja de ser intuitiva y funciona de repente al revés. La más sencilla es el dinero en sí mismo. Hay demasiado dinero en la economía y detrás del dinero no hay nada, como bien dice el catedrático Jose María O’Kean. Antes de explicar el porqué, nuevamente economía básica. Los gobiernos pueden realizar políticas monetarias expansivas (darle a la palanca de la máquina del dinero y gastarselo en bonos, por ejemplo) o restrictivas (destruir dinero, por ejemplo vendiendo bonos para quitar dinero del mercado o subiendo el tipo de interés, con lo cual se piden menos préstamos). En una situación de expansión se realizaría una política restrictiva para que la inflación no se nos vaya de las manos y en una situación de recesión se realizaría una política expansiva para darle un poco de sangre a la economía. Pero es que la inflación es alta y hay una medio recesión, ¿qué hacemos?  Nada, en primer lugar porque la política monetaria ya no la hace España sino la Unión Europea, a través del Banco Central. En segundo lugar, porque aun en caso de tenerlas o ahogamos la economía más aún para bajar los precios o la relanzamos inyectando dinero, incrementado más aún la inflación.

Otro pescado que se muerde la cola es el paro, en relación con la inflación. Hay una disyuntiva de primer orden que no se resuelve: o subes los salarios o subes el empleo. El salario y el empleo son antagónicos porque si subes los salarios la contratación se vuelve más cara y el desempleo aumenta. Si sube la inflación, los sindicatos negociarán salarios al alza que se aproximen a una indexación de esa subida, es decir, que haga que la pérdida de poder adquisitivo sea mínima. En tal caso, el empresario se lo pensará dos veces antes de contratar. Dado el caso, hay que crear empleo por otros medios alternativos, como potenciar algunos sectores (por ejemplo, subvencionando o haciendo rebajas fiscales concretas), lo que a su vez es gasto público con un coste de oportunidad y además nuevamente inflacionista. En una situación de crisis, el paro además tiende a aumentar naturalmente por el apretón de cinturones de la economía que lleva a recortes de personal en las industrias.

 

¿Por qué no hay nada detrás del dinero? ¿Qué significa eso? Significa que hemos crecido mucho, pero mal. Hay un tema aquí latente que es el origen de todos los males, una palabra que también se olvida mucho: productividad. Hemos crecido por encima de los demás, pero poniendo ladrillos y no creando especialistas. Hemos metido dinero en la economía y hemos creado empleo, pero en productos que no pueden competir. En mano de obra de baja cualificación. Cuando la economía va bien todo queda pendiente para cuando vaya mal, y ahora va mal. La política del PP y del PSOE, con igual culpa, ha sido pan para hoy hambre para mañana. No digo que no fuese necesario empezar a construir y rápido, con el paro que dejó el felipismo, por supuesto que sí. Pero al mismo tiempo se tuvieron que tocar las teclas que compusiesen la melodía del futuro y no se hizo, o no se hizo bien. Y esas teclas, obviamente, son: educación, formación, investigación, innovación. Los presupuestos para fomentar la investigación y la innovación, a día de hoy, siguen siendo ridículos, siendo muy difícil alcanzar las expectativas europeas. La educación sigue tirando hacia lo fácil más que hacia el rigor. La formación, que al fin y al cabo es la educación pero a nivel empresas, está muy mermada por los contratos becarios que se perpetúan y el reciclaje cíclico del personal; todo ello porque los contratos indefinidos son increíblemente caros. En este aspecto, nos hemos pasado de rosca con el pago de indemnizaciones por despido, o las hemos configurado muy mal. Todo eso hay que impulsarlo ayer, incluso en crisis, y apostar por ello mucho más cuando la economía vuelva a sus cauces. Porque esto ya no es España, sino la Unión Europea, y ellos nos llevan ventaja en todo esto que digo y hay que alcanzarlos, porque económicamente España es una región de Europa (aunque con amplias competencias) a casi todos los niveles.

Soluciones para hoy: Las expectativas. Esta es la única herramienta barata que le queda a España para bajar la inflación sin hundir la economía. Las expectativas funcionan de un modo curiosísimo, las expectativas son la fe del pueblo en un gobierno. Básicamente, significa que si todos creen que todo va a ir bien, irá bien, y si todos creen que irá fatal, irá fatal. La explicación de esto es algo compleja para el post, pero los precios esperados son una variable importantísima para determinar la inflación que hay hoy en día. Si Solbes o Miguel Sebastián dicen: La inflación bajará con total seguridad en los próximos meses, y lo creemos, la inflación bajará. El problema es que no les creemos, y no es exactamente que nos mientan, pues tienen que mandar siempre un mensaje positivo para no hundir la economía. El problema es que la realidad es cruda y sin maquillajes, y los mensajes que nos mandan no pueden venir del mundo de las piruletas, sino partiendo de la asunción de lo que hay (el puto desastre), convencernos de que ya todo irá a mejor, como el padrazo de la peli americana que calma a la niña en medio de un tiroteo o una invasión alienígena. Por favor, Rato, ¿dónde te has metido?

6 respuestas a 4,5

  1. joseangel (isfan) dice:

    Hoy invité a mis clases de economía a un experto en la materia(d. Cornelio Vela, profesor de MAster en la Universidad de Sevilla…
    Explicó brillantemente la situación actual (la compara de hecho con la crisis de los 70) además: comentaba que lagravedad es mayor debido aun componente que cíclicamente se repite, denominado falta de fe. Ya ni los bancos creen en los bancos, la desconfianza tarda más en volver que el crecimiento económico o que el empleo.
    En fin estoy con él en lo que comenta, nos toca a TODOS apretarnos en cinturón y amarrar los ingresoso a valores estables que creen empleo. Un paliativo poco honroso son las VPO, que convierten a la Administración pública en Promotores, crean empleo y dan tiempo a las constructoras para que se reconviertan…

    un saludo

  2. crysalid dice:

    Exacto, la falta de fe tiene mucho que ver con la visión negativa o ajuste a la baja de las expectativas, y se da verticalmente y horizontalmente. Lo de los bancos es particularmente complicado porque ahí sí que se puede empezar a hablar más pronto que tarde de una crisis crediticia. La situación de los sententa es exactamente igual a la actual, solo que de momento ésta es mucho más suave. Por entonces apareció la estanflación, que ahora sabemos diagnosticar pero seguimos sin saber curar.

    Lo de las VPOs no lo tengo muy claro. Son un parche, y la economía española lleva toda la vida viviendo de parches. Se puede poner el parche, pero si al mismo tiempo piensas en los problemas de fondo, no si te va a servir para ponerte una venda. Sinceramente, y aunque no arregle los problemas a corto plazo, mi estrategia sería empezar a reestructurar ahora, invertir ahora de una forma fuerte en i+d, crear algún centro de investigación grande que pudiera retener científicos, no aumentar el gasto en educación sino gestionarlo más eficientemente, fortalecer los filtros de requisitos para pasar de curso y el nivel de exigencia. Sobre todo cambiar de mentalidad. Ahora sería tirarse piedras encima, pero cuando la economía se reactive habría que pensar en adelgazar la burocracia de la Administración. Pero claro, todas estas cosas políticamente no sirven porque no se ven en el resultado trimestral, ni en el anual. España necesita un ministro kamikaze

  3. Gustavus dice:

    Gustavus says : I absolutely agree with this !

  4. warjol dice:

    Me gusta la reflexion final del comentario de nuestro blogero: España necesita un ministro kamikaze. En el bien entendido de que el ministro dispuesto a inmolarse debe ser el del ramo de asuntos economicos, que actualmente se situa en la orbita del Ministerio de Economia y Hacienda, y no en el de Defensa, lo cual seria algo bastante dramatico. Hay que precisar que nuestro alegre soldado que esta dispuesto a inmolar su vida justo despues de brindar a salud de sus antepasados con una copa de sake, tiene que tener la funcion de pensar en cuales van a ser las repercusiones de sus efectos a 20 años vista. Cientos y cientos de escenarios pueden ser pensados para proceso de futuro tan lejano, desde algunos tan cotidianos como la situacion actual, a otros inimaginables para personas que aun bastante imaginacion, sin llegar a ponernos tragicos y opensar en verdaderas catastrofes.
    Para que la diversidad de escenarios pueda llevarse de una forma coherente que permita la realizacion de ese labor a tan largo plazo, el ministro, el ministerio y aun el Gobierno de la Nacion, debe tomar decisiones consensuadas con al manos aquellos que pueden llefgar a ser sus sucesores, en un plano mas o menos teorico. La economia es una ciencia importantisima, muy desarrollada, incentivada y estructurada conceptualmente de forma brillante en algunos puntos, pero aun sufre de una capacidad predictiva insuficiente para afrontar varios problemas. No hay herramientas o medidas estandar para cada problema localizado. Cada pais, cada region, incluso cada emresa o grupusculo familiar exige de un “traje” hecho a medida, de forma que los efectos nocivos de una medida no superen a los del proiblema que se intenta atajar. Aquello de aue no sea peor el remedio que la enfermedad.
    Se dice que una poilitica fiscal restrictiva sirve para rebajar la inflacion, aunque esta baje lentamente, y aun es mas cierta en un contexto como en el español donde las politicas monetaria y gran parte de las politicas comerciales de exportacion/importacion estan bajo control riguroso, si no directo, de las Intituciones de la Union Europea. Pero, que politico en su sano juicio subiria los impuestos, y mas a sabiendas de que la tasa de desempleo se vera incrementada a corto plazo con mayor rapidez que la bajada de la tasa de inflacion? En mi opinion, solo dos clases. Primero, un grupo sensato bien informado, con suficiente fuerza de conviccion y credibilidad para poner de acuerdo a todos los demas de dentro y fuera del hemiciclo sea cual sea su color ( aqui me uno a la pregunta: Rato, donde te has metido?). La segunda clase, es otro grupo, que aun igual de informado y competente, le falta la suficiente capacidad para reunir tras de si a todos los demas expertos en la valoracion de sus expectativas, las cuales, si funcionan, son las medidas economicas mas eficaces y baratas de dirigir una economia. Puede que nuestro actual ministro de economia no espere estrellarse voluntariamente contra un portaviones dejandose caer desde varios metros de altura, pero ya que su “muerte politica” esta tan proxima, porque no se convierte en ese kamikaze que tanto necesita esta España de nuestros dias? Veremos.

  5. crysalid dice:

    Cada vez me parece más que España es el reflejo de su selección de fútbol. La selección española tiene una serie de jugadores de ataque y mediocentro considerables (léase, puntos fuertes de la nación española: turismo, algunos productos agroalimentarios, sistema financiero de cinco estrellas y las ansias de medidas progres calmadas por un tiempo) aunque una defensa insuficiente (léase Solbes y ZP como Puyol-sin forma- y Marchena-sin nada-). Pero no tiene plan B, ni la selección ni España. Y no hablemos ya de plan C. O juegan brillamente y todo va de cara o se estrellan. No saben jugar a la contra, ni con lluvia, ni con frío, ni con rocosos centrocampistas enfrente (léase crisis global y crisis sectoriales). La táctica de juego de España era el ladrillo y la especulación inmobiliaria. Con eso ha bailado en cuartos (G-8) varias veces (la selección en la vida).

    La caída del sector inmobiliario y la construcción, 50 % del PIB español, hunde a España, porque no hay un “otro sector decente” que sepa marcar goles. Como la lesión del número 9, Ladrillo, va para muy largo (los meniscos son jodidos), España tiene que potenciar la cantera, lo cual requiere tiempo y es hambre para hoy, pero es que para cuando el 9, Ladrillo, se recupere, ya estará viejete comparado con los flamantes delanteros europeos. Como Raúl ya no será competitivo, la apuesta de futuro es Bojan (educación e i+d). Denle minutos (presupuesto) al niño.

  6. crysalid dice:

    @Warjol

    Varios temas:

    1. ¿Querías un político kamikaze que subiese los tipos? Ya lo tienes: Trichet. Desde luego lo de este hombre es para echarle de comer aparte. Avisa alegremente de que los tipos van a subir (lo cual tiene mucho sentido porque AHORA están al nivel normal al que deben estar los tipos, y porque al fin y al cabo Alemania manda y allí los hipotecados son cuatro gatos) y obviamente suben. La UE, en un impulso automasoquista, con la población así un poco en plan sensible (pasandolas putas y flirteando con la huelga general) se acuerda de los tiempos presindicalistas, de la época de la revolución industrial y demás, y añade a la subida de tipos un divertido aumento de las horas máximas de trabajo a 65 horas. Y ahí queda eso. Con dos cojones. Si China no se adapta a nosotros, adaptemonos a China.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: