Salvador Bacarisse: historia de una melodía

Grupo Madrid. A la derecha de la foto, Salvador Bacarisse

 

Hoy quería hablar de música clásica. En concreto, de una melodía española, de Salvador Bacarisse. No sé como me las arreglo, pero con toda la música clásica que ha dado Austria, siempre acabo escuchando a españoles. Debe ser algún tipo de querencia a la guitarra y al piano, alguna raigambre indomable que prevalece siempre sobre los refinamientos de violines.  Las guitarras españolas y los pianos lentos tienden a ponerme los vellos de punta, a veces sin tan siquiera darme cuenta.

Salvador Bacarisse pertenecía a ese grupo de los ocho de antes de la Guerra Civil española que pretendían sentar los cánones de un nuevo tipo de música menos conservadora, y que acabaron como sueños frustrados tras la guerra. Poco se sabe ya de ellos, hay que profundizar para recordar a pianistas como Alberdi o compositores como Conrado del Campo. En Wikipedia apenas se entrevé un esbozo, la memoria se diluye. Yo solo supe de un grupo de los ocho a través de esta canción, y quizás habría que acudir a la memoria antigua y popular de los que vivieron aquéllo, que cada vez son menos.

La canción se llama Romanza:Concertino para Guitarra y Orquesta. Conocí la canción por puro azar, viendo un documental sobre la Guerra Civil española en una televisión local sevillana. Sonaba la canción de fondo mientras pasaban imágenes de la devastación. En algún momento recuerda a la cumbre de la música clásica española, un tal adagio de cierto concierto en Aranjuez de un tal Joaquín Rodrigo. Joaquín Rodrigo en ocasiones tuvo problemas con el copyright de este Adagio, y ellos porque muchos consideraron que esta era una música más antigua, rescatada del olvido, algo que ha ido sonando desde tiempos inmemoriales en ciertas esquinas de España, cierta música que se ha transmitido de oídas de padres a hijos, alguna antigua maravilla de un músico desconocido. No lo sabemos. Quizás la cuestión no es tanto si esa música existía anteriormente, o si la música de Bacarisse también tiene resonancia de algo más inmemorial; quizás la cuestión es que es son melodías que describen alguna sensación sin tiempo, como si la primera vez que fue tocada ya hubiese estado ahí siempre. No sabría explicarlo del todo. 

No sé qué escuchará cada uno, pero a mí siempre me produce una sensación de dos grandes palabras: voluntad y destino. Una voluntad vieja, melancólica; y un sino que nos llama, lo trágico de lo español que nadie sabe muy bien definir con palabras. Por ello, Bacarisse lo escribió con música.

Romanza: Concertino para guitarra y orquesta. Salvador Bacarisse

 

2 respuestas a Salvador Bacarisse: historia de una melodía

  1. Loa dice:

    Esta melodía es impresionante, pero Bacarisse tiene mucha música sin ser estrenada. Hace poco supe que se va a estrenar la integral de la obra para chelo por una violonchelista llamada Georgina Sánchez. Eventos así merecerán la pena.
    Atentamente,
    Loa

  2. Jaume dice:

    La Romanza es la segunda de las tres partes en que se divide su “Concierto para guitarra y orquesta”, más conocido como “Concertino” por sus reducidas dimensiones. Vale la pena escuchar la obra entera, que puede encontrarse en Spotify sin demasiados problemas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: