Pensar en términos de revolución

La revolución digital es un concepto reciente. Thomas Watson, antiguo presidente y cofundador de IBM, dijo en 1943: “Pienso que hay un mercado mundial para quizás cinco ordenadores”. Años más tarde, el presidente y fundador de DEC, Ken Olsen, diría: “No hay razón por la que alguien querría un ordenador en su casa” (1977). Cuatro años más tarde, Bill Gates regalaba al mundo la famosa frase: “640K deberían ser suficientes para cualquiera”.

¿Cómo es posible que empresarios e ingenieros tan influyentes pudiesen estar tan equivocados? Es muy difícil ser un profeta en un entorno tan cambiante como el sector tecnológico. La explicación más común cuando se habla de análisis prospectivos de IT (Information Technology) es que el ser humano tiende a pensar en términos de evolución. Sin embargo, la tecnología es, esencialmente revolucionaria. La innovación tecnológica puede ser incremental (pequeños cambios sobre la misma base), pero también disruptiva (una tecnología irrumpe en el mercado, cambia las reglas, destruye los estándares legados y funda un nuevo modelo de avance y negocio). A largo plazo (50 años por ejemplo), los cambios disruptivos son absolutamente impredecibles. Hoy en día, podríamos aventurar que en un futuro cercano telefonía, mensajes, conexión wifi, fotografía, video, radio, etc. podría estandarizarse en un aparato base (léase telefono movil, ipod o similar). También podría decirse que el ratón perderá fuerza en favor de los dispositivos táctiles, que los libros acabarán siendo habitualmente electrónicos o que se acabará encontrando una cura contra el sida o el cáncer. Estos son pensamientos en cierto modo evolucionarios, basados en una proyección al futuro de lo que actualmente existe. Sin embargo, no podemos imaginar lo imprevisto, la tecnología de ruptura, lo que emerge sin haber sido llamado del imaginario colectivo. En los años 70 sería impensable que todo el mundo tuviera uno o dos ordenadores en casa, ni el Departamento de Defensa de EE.UU. al idear Arpanet fue consciente de todo lo que se originaría desde esa base (Internet). Desde la otra perspectiva, muchos creyeron al principio de los 90 que el mini-disc estaba llamado a ser el sustituto natural de los casettes. A finales de los noventa, esta tecnología prácticamente había desaparecido, sin haber llegado a tener éxito a nivel mundial (solamente en Japón).

Nicholas Carr publicó un artículo muy polémico en 2003, en la Harvard Business Review, llamado IT doesn’t matter. La idea principal del artículo es que las tecnologías de la información ya no son importantes desde un punto de vista estratégico, pues una vez han sido adoptadas por todo el mundo, ya no suponen una ventaja para nadie. Las tecnologías propietarias pueden generar una ventaja inicial, pero al final la mejor práctica triunfa en el mercado y se convierte en estándar. Las TIC se han convertido en un commodity, en un bien básico. Carr compara las TIC con el ferrocarril: podrías inventar el ferrocarril y utilizarlo privadamente, pero es una tecnología en el que el potencial se muestra con la difusión, con la apertura a todos, y con ello pierdes la ventaja estratégica de producirlo. Las TIC tienen unas características similares. Esto es cierto hoy en día para muchos casos. Pero el pensamiento de Carr es evolucionario. A las tecnologías de la información le quedan unas cuantas revoluciones pendientes, y el panorama final puede ser muy distinto. Nunca desde el escepticismo el mundo dio un paso al frente. Lo que somos hoy se lo debemos a locos idealistas a los que todos miraron con una ceja levantada y una sonrisa sarcástica. Veremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: